El color de las flemas y su significado

Color de las flemas

Las flemas son un moco bronquial que siempre está presente en nuestro aparato respiratorio; cuando estamos sanos su producción es mínima, pasando absolutamente desapercibido siendo por lo general, eliminado por el intestino.

Este moco por repulsivo que nos parezca es, en realidad, un medio de defensa del sistema respiratorio, porque esa característica viscosa y pegajosa es esencial para retener los cuerpos extraños que podrían enfermarnos.

Normalmente tiene un color blanco o transparente y está compuesto por lípidos, anticuerpos y glicoproteínas entre otras sustancias.

Cuando la producción de flemas aumenta y se hace notoria en la expectoración a través de la tos es, por lo general, debido a que algún agente patógeno está causando problemas, y en estos casos la flema se denomina Esputo.

En Amazon tienes algunos libros que tratan acerca de este tema

El esputo o flema en sí mismo no es un síntoma que debemos atacar, ya que es un medio de defensa de nuestro organismo.

Aun así, la observación de las características de este, como puede ser el color, pueden ser de gran ayuda para que el médico pueda determinar con mayor precisión el posible origen de lo que nos está enfermando.

Una de las características más evidentes en el esputo es su color:

Color blanco. Cuando nuestras flemas tienen este color puede deberse a una simple congestión nasal, o a una alergia.

Amarillas. Cuando el amarillo es claro por regla general están señalando una buena reacción del sistema inmune, como por ejemplo ante un resfriado común. Cuando el amarillo es oscuro puede tratarse de una infección bacteriana.

De todas maneras, siempre es importante poner atención a los otros síntomas de nuestro cuerpo.

Si sentimos cansancio general, malestar, dolor de pecho, falta de aire, debemos consultar con un médico.

Qué significa el color de las flemas

Marrón o café. En general las flemas cafés se asocian a personas que padecen EPOC (obstrucción persistente de las vías respiratorias) que son fumadoras pasivas o activas.

Otra característica de este esputo es que puede ser granuloso, conteniendo una mezcla de las resinas del cigarrillo u otras sustancias extrañas.

Verdes. El color de ese esputo está determinado por una enzima llamada myeloperoxidases, y puede ser una clara señal de infección, lo que podría involucrar una bronquitis, sinusitis, rinitis alérgica estacional o incluso neumonía.

Flemas con restos de sangre. Antes de asustarnos ante la presencia de sangre (color rojo) hay que evaluar la cantidad y la frecuencia con que la observamos, por regla general en los casos graves la sangre se tose pero no se escupe de la misma forma que se hace con las flemas.

Cuando la cantidad de sangre es pequeña, puede ser una señal beneficiosa ante un cuadro de bronquitis.

Rosa. El esputo rosado es característico de las personas que sufren insuficiencia cardíaca crónica, pero también puede ser característico de las personas que tienen asma.

En el caso de los pacientes cardíacos cuando se observan otros síntomas como arritmia, hinchazón de las extremidades y o abdominal, es necesario concurrir urgentemente al médico.

Otra característica que puede llevar a confusión en las flemas son las denominadas “espumosas” que en realidad no son esputo sino más bien un reflujo gástrico.

Antes de concluir quisiéramos dar unas pequeñas recomendaciones:

Para aliviar la producción de flemas es recomendable eliminar por el período que dura este síntoma, los lácteos, los alimentos ricos en almidones y el consumo de excesivo de carne.

También son recomendables los baños de vapor y el consumo de líquidos calientes.

Antes de consumir antibióticos debemos tener muy claro el origen de la enfermedad, ya que los antibióticos son necesarios en el caso de infecciones bacterianas, pero absolutamente inútiles para combatir enfermedades originadas por virus, como por ejemplo, el resfriado común.

Comparte en las redes

Colores Relacionados