Significado del color dorado

Significado del color dorado

El significado del color dorado, el color de la belleza, quizás uno de los colores menos apreciados a primera vista por la mayoría de la gente

El mundo de los colores es bastante amplio y, como hemos de suponer, cada color puede evocar algo espec√≠fico, como im√°genes o sensaciones que poseen su propio significado, esto suele ser estudiado en profundidad por un √°rea que une a las artes, el dise√Īo y la medicina, la psicolog√≠a del color, la cual nos explica que significa cada color seg√ļn lo que este evoca en la mayor√≠a de las personas.

El color dorado, ese gran olvidado

Si hacemos una encuesta rápida y preguntamos a algunas personas, el color dorado generalmente no suele ser de los más mencionados en cuanto a los colores más amados o más odiados, aun así, este es el color que, a nivel fundamentalmente psicológico se asocia más con la belleza, aunque también comparte un fuerte vínculo con algunos conceptos más típicos del materialismo como lo son la vanidad, la arrogancia y la riqueza.

El color dorado, o color oro, como tambi√©n se le conoce, est√° √≠ntimamente emparentado al color amarillo, a pesar de ello, el simbolismo de estos no tiene ning√ļn parecido o cosa en com√ļn.

Color de la riqueza y lujo

El color dorado, bas√°ndonos √ļnicamente en asociaciones l√≥gicas, generalmente est√° relacionado con el oro, metal sumamente valioso, por lo cual, a primera vista representa el dinero, la riqueza, el lujo, e inclusive puede que la felicidad.

El color sagrado

Este color suele ser utilizado para representar tambi√©n un √°mbito sagrado, pues es utilizado en una gran cantidad de representaciones de la gloria en diversas religiones, en las cuales se admite que es utilizado para representar la riqueza de los diferentes ‚Äúpara√≠sos‚ÄĚ que estas proclaman; as√≠, junto con el color rojo y el color verde, este forma un tri√°ngulo crom√°tico de la felicidad.

La fidelidad

El color dorado también suele estar asociado con la permanencia y la fidelidad, ya que se identifica con el oro, un metal que no se oxida, y no pierde sus propiedades químicas ya sea en estado sólido o líquido, además de que no se puede combinar o mezclar con otros metales si no se encuentra fundido.

Además de esto, también se suele asociar con el orgullo, la fama y el mérito ya que los mayores premios, distinciones y emblemas se hacen con oro, el cual, como ya mencionamos es un metal que permanece químicamente inmutable en los estados líquido y sólido, es por esto que representa la fidelidad y la permanencia.

Más allá de estas identificaciones, en el ámbito espiritual suele asociarse esta coloración a la luz y la divinidad.

Qué significa el color dorado

El color del oro

Ya en el antiguo Egipto este color era utilizado por los faraones para representar no solo la gloria y la permanencia en el tiempo de sus personas sino porque también simbolizaba la luz espiritual, la vida eterna y la reencarnación.

De hecho, si entramos en el campo de la meditación, se dice que al meditar basando las visualizaciones en el color dorado se puede ser capaz de recibir mensajes divinos; por otro lado, para los indígenas americanos, este color simboliza el fuego sagrado el cual es sanador y purificador.

Simbolismo psicológico del color dorado

Así pues, podemos hacer notar que el simbolismo del dorado puede ir, desde lo más mundano y materialista como el dinero, el glamour y la fama, hasta lo más hermoso y espiritual como la permanencia, la fidelidad y la luz espiritual de las divinidades.

Es por ello que, a pesar de no estar entre los colores preferidos de la mayoría de la gente, su significado da para mucho y, particularmente, siento que es un color bastante menospreciado para la cantidad de sensaciones que es capaz de evocar y de simbolismos que puede tener.

El color oro en el arte religioso

El oro en el budismo simboliza el sol, o el fuego. El m√°s valioso de los metales, se le concede un estatus sagrado a trav√©s de su asociaci√≥n con Surya, el dios sol del pante√≥n hind√ļ. La aleaci√≥n del oro con otros elementos de aleaci√≥n se considera, por lo tanto, un acto de sacrilegio, ya que diluye el brillo natural del resplandor dorado.

Así, cuando se utiliza en las bellas artes, ya sea en escultura o pintura, el oro es siempre de la más pura variedad de 24 quilates.

Las estatuas preparadas en las regiones tibetanas suelen estar pintadas con oro. No sólo los rostros, sino que a menudo la figura completa es dorada con oro puro. De hecho, la práctica de pintar estatuas, particularmente caras, con pintura de oro es exclusivamente tibetana.

Si, por lo tanto, una escultura parece como si se le hubiera hecho un lavado de cara con pintura de oro, es probable que haya surgido del Tíbet, sin importar dónde se haya hecho.

Los tibetanos tienen un amor por el oro que se remonta a la antig√ľedad.

Este amor se refleja en su trabajo en oro, que fue alabado hace mucho tiempo como el período Tang en las crónicas chinas y que, por lo tanto, puede haber sido tan intrínseco para ellos como lo fue para los escitas en Asia Central.